El Concello de Oleiros instala una cámara en Perillo para multar a decenas de coches a diario para tomarse un «atajo».

Tras la reordenación del cruce de Sol y Mar (que obliga a girar junto a la Guardia Civil de Trafico, más allá de Louzao y Gadauto) muchos conductores utilizan el alto de Perillo como zona de paso hacia las zonas de Montrove, Dos Regos, Oleiros…

En un principio la ordenación y dirección del trafico en las calles de Perillo favorecía este «atajo», por lo que poco a poco el volumen de vehículos empezó a crecer. Debido a las reiteradas protestas de vecinos y residentes por el elevado tráfico y en muchos casos altas velocidades (son calles estrechas, llenas de pasos de peatones y con bastantes peatones por ser una zona poblada y junto al centro de salud de Perillo) el Concello ha reorganizado las calles y direcciones. Algunos de los cambios fueron cambiar la dirección de la Rúa Pombal y Rúa Etiopía, eliminando la posibilidad de «atajar».

En amarillo el «atajo» y en rojo las calles en dirección prohibida.

Pero esto no ha servido de mucho para algunos conductores, que siguen circulando en dirección contraria en un pequeño tramo de la  Rúa Pombal y Rúa Etiopía, para incorporarse a la Av. Rosalía de Castro y así seguir dirección Montrove-Oleiros-Sada. Y es justo a estos los que quiere «cazar» el Concello.